reconoce sus orígenes

Culebra

Publicado: 2016-11-24


Un racista, homofóbico, machista, que se ríe de los disminuidos físicos y se burla del cambio climático es el hombre más poderoso de la Tierra. Su fiel colaborador Steve Bannon es un espécimen que dijo en su web que prefiere tener una hija con cáncer que una hija feminista. Este consejero de Trump también sacó a sus hijas del colegio porque compartían la clase con niñas judías, así lo denunció su ex mujer. El hoy presidente de los Estados Unidos, que quiere seguir construyendo el muro de la frontera con México (gran parte ya existe) pagó la campaña con su billete y tiene delante el botón rojo que puede hacer estallar el mundo. Este país, denunciado por crímenes de guerra por la Corte Penal Internacional (organismo que no reconoce) y que tiene funcionando aun un centro de tortura llamado Guantánamo (lo dijo el mismo Obama) es un ejemplo de democracia en el mundo.

En este otro lado del planeta, en el reino de España, donde el jefe del Estado lo es por derecho divino (salvo que seas mujer, ya que los machos tienen prioridad para reinar) es también un gran ejemplo de democracia. Hace unos días el rey nombró presidente a Mariano Rajoy. Unas semanas antes, el candidato del Partido Socialista Pedro Sánchez dijo que los poderes fácticos (Telefónica, Grupo Prisa, la banca, y otros) le prohibieron gobernar con Podemos. En esta democracia los gobiernos los deciden los poderes fácticos y no las urnas.

Angela Merkel, presidenta Alemana, reina de los recortes, que impone las políticas de austeridad al resto de Europa, se va a presentar a la reelección por cuarta vez. Le encanta la reelección y todos los ciudadanos de Europa son gobernados por ella, aunque no le voten.

Los partidos europeos en el poder nos advierten: tienen que votar por nosotros o llega Le Pen. Nos alertan de que los partidos xenófobos pueden ganar las elecciones en el viejo continente, pero al mismo tiempo crean campos de reclusión para los refugiados que huyen de la guerra y la miseria, o los dejan morir en el mar. En nuestro mundo libre, el capital se puede mover libremente pero las personas no. El dinero goza de más derechos que los humanos.

En la democracia de nuestro país, el Perú, es normal que te puedan disparar un tiro en la cabeza en una protesta, y que no exista ningún detenido por ese crimen. Sobre todo si eres campesino y pobre. Las venas del Perú y de América latina siguen abiertas.

El mundo está en guerra, estamos acostumbrados a ver sacar niños de los escombros de las ciudades bombardeadas, nada nos sorprende.

Vamos mal los humanitos, como nos llamaba Eduardo Galeano. Ahora entiendo a Ino Moxo, brujo de la Amazonía que dijo desde la voz de César Calvo: ‘’Cuando pienso que esos genocidas eran hombres, me dan ganas de nacionalizarme culebra”.


Escrito por

Javier Corcuera

Director peruano. Entre sus películas se encuentran "Sigo siendo", "La espalda del mundo" e "Invierno en Bagdad".


Publicado en

Javier Corcuera

blog oficial