Veo con indignación que piden comprensión y tolerancia para los que incitan al odio al diferente en mi país. Odiar al otro, al que no es como tú es el germen del fascismo. Ya sea por color de piel, origen, sexo, orientación sexual o por ideología. El fascismo no siempre se muestra directamente, muchas veces se envuelve en fundamentalismos religiosos o políticos. Nunca una agresión de ese tipo debe quedar sin respuesta ya que es un delito. Cipriani y otros líderes religiosos cometen ese delito cada día desde sus púlpitos. También lo hacen los políticos, descargando con total impunidad su visión sexista y homofóbica del mundo. 

Nuestra sociedad es machista y desigual por políticas de Estado, no solo porque los homofóbicos y fundamentalistas religiosos salgan a las calles a gritar barbaridades. No tenemos un estado laico, y el sexismo y la homofobia en nuestro país está en las leyes, en las políticas educativas, en los parlamentos. Cambiar eso requiere ir a la raíz, conquistar derechos plenos.

Pero no es solo el Perú, en otras partes del mundo también se dicen cosas sacadas de las cavernas. Hace apenas unos días, en el mismísimo parlamento europeo, el eurodiputado Korwin Mikke dijo textualmente:”Por supuesto que las mujeres deben ganar menos que los hombres porque son más débiles, más pequeñas y menos inteligentes’’. Una mujer eurodiputada contestó: “Yo estoy aquí para defender a las mujeres europeas de hombres como usted”. Krwin Mikke simplemente fue sancionado con una multa, sigue siendo parlamentario europeo.

En otra parte del mundo, en un país gobernado por un régimen ultra conservador, sucedió algo distinto, ejemplar y esperanzador. En Turquía, el Partido Democrático de los Pueblos (UPH) un frente compuesto por el partido de los kurdos, los movimientos sociales y partidos de izquierda, decidió tener una co-presidencia, es decir, un presidente y una presidenta del partido. Este grupo político que en su programa defiende sin ambigüedades la igualdad de derechos para las mujeres, los derechos de las minorías y los de la comunidad LGBTI, es un partido con un sistema paritario. Tiene el 50 % de varones y mujeres en sus listas y una cuota de 10% para la comunidad LGTBI. En las últimas elecciones de los 550 candidatos en sus listas, 268 fueron mujeres.

En las recientes elecciones el Partido Democrático de los Pueblos, obtuvo 59 escaños en el parlamento turco y cambió el panorama político del parlamento. El régimen ante esta situación decidió perseguir a sus dirigentes, que están siendo detenidos ante el silencio del mundo. Entre esos militantes, hace unos días, fue detenida Leyla Zana, símbolo de las mujeres Kurdas. En el año 2000 rodé una película sobre Leyla, llevaba años en la cárcel por hablar en Kurdo y defender los Derechos Humanos. Ahora la quieren volver a condenar a prisión.

Hoy es ocho de marzo. Hace más de cien años, un grupo de mujeres en huelga que luchaban por la disminución de la jornada laboral y la igualdad salarial fueron asesinadas. La fábrica textil donde trabajaban fue incendiada y murieron más de un centenar de ellas quemadas. Era en New York en 1908, desde entonces se celebra el día internacional de la mujer trabajadora. Hoy, en diferentes lugares del mundo, ellas siguen luchando para construir una sociedad con igualdad de derechos.


Notas relacionadas en LaMula.pe:

Google rinde homanaje a 13 mujeres que cambiaron la historia

Vías para combatir la violencia de género, según la ministra Romero

Científicas peruanas buscan romper la brecha de género [Fotos]