QEPD Wilindoro Cacique

Aplaudir

Publicado: 2017-07-12

Hay quienes se sienten elegidos por la historia, no por hacer historia, sino por creerse imprescindibles para que la historia exista. El elegido, o los elegidos, pueden ser de derechas o de izquierdas, eso da igual, pueden tener cualquier ideología, sentirse predestinado es lo que importa, es lo que le da sentido a su accionar. Por eso, cuando el elegido no es el elegido por la gente, piensa que todos están equivocados, que es una conspiración de los enemigos de la historia, y que la historia tarde o temprano corregirá ese error. 

En el Perú, en las últimas elecciones sucedió algo realmente importante. Una mujer, a la que no la eligió la historia, sino que la eligió la gente en las primeras elecciones primarias abiertas realizadas en este país, obtuvo casi tres millones de votos. Esta candidatura, generó una gran confianza, despertó la ilusión por el cambio y devolvió la esperanza de construir un país distinto. No pasó a la segunda vuelta porque un sector de la izquierda se negó a apoyarla, favoreciendo a la derecha, que supongo estará eternamente agradecida.

De igual manera, después de este resultado, el más importante de la izquierda en décadas, unos cuantos no supieron (o no quisieron) poner en valor que una mujer se convirtiera en la voz del cambio en el Perú. Se mató la ilusión de raíz. Al día siguiente los dueños de la inscripción del FA (en este país las inscripciones tienen un valor, son un poder) impidieron que ese frente cargado de futuro crezca. Los ciudadanos no se pudieron sumar a ese proyecto, se les cerró las puertas. Se paró que pudiéramos construir una alternativa de cambio junto a los millones de personas que depositaron su confianza en Verónika Mendoza, traicionando el sentido del frente. Es grave cuando se le tiene miedo a la gente, es una traición, pero no al frente que nacía, es una traición al país, al futuro. La historia pocas veces da segundas oportunidades. La derecha es una vez más la principal beneficiada. Se frotan las manos, lo celebran. La decisión de matar el frente pareciera planeada por ella.

Verónika Mendoza quedó tercera con casi 3 millones de votos y al día siguiente no tenía ninguna representación en el frente que ella lideró. En España, Pablo Iglesias fue el candidato de Unidos Podemos, también quedó tercero. ¿Se imaginan que ahora no tuviera liderazgo en la organización de la que fue candidato, o que no fuera una voz representativa de lo que supuso ese fenómeno que ha cambiado la historia política de España? Sería impensable.

Hay ejemplos de coherencia y lucha de muchos frentes en la historia, todos fueron resultado de dejar que los ciudadanos se sumen y no poner murallas a la fuerza creadora y transformadora de la gente. Hay muchos ejemplos, la Unidad Popular en el Chile de Allende, y hoy el FA de Uruguay , Unidos Podemos en España o el Partido Democrático de los Pueblos, que es el frente de los kurdos, la izquierda turca, los movimientos Lgtbi y los indignados de Turquía, que consiguieron un resultado histórico en las últimas elecciones.

También el otro lado del mundo, los saharauis, son un frente unido que ha resistido al genocidio, a las cárceles de exterminio y al el exilio en medio del desierto más duro del mundo. Marruecos, que les usurpó sus tierras, no ha podido doblegarlos, a pesar de bombardearlos con napalm y construir un muro que los separa de su lugar en el mundo. Cuando les preguntas a los saharauis cómo hacen para resistir y seguir juntos en situaciones tan adversas responden: Porque con una sola mano no se puede aplaudir.

Aquí en el Perú, a pesar de que unos pocos decidieron enterrar la ilusión de tanta gente, habrá que seguir trabajando, para construir un nuevo Perú, en un nuevo mundo.


Escrito por

Javier Corcuera

Director peruano. Entre sus películas se encuentran "Sigo siendo", "La espalda del mundo" e "Invierno en Bagdad".


Publicado en

Javier Corcuera

blog oficial